TRANSPORTE PÚBLICO Y MOVILIDAD EN TIEMPOS DE COVID-19, Enrique Arriaga

La irrupción de la Covid-19 en nuestras vidas ha supuesto un punto de inflexión en prácticamente todos los puntos cruciales en nuestro desarrollo como seres humanos. Desde el punto de vista sanitario, los sistemas de salud han sido llevados al límite, castigando especialmente a los profesionales de este campo, imagen viva de la lucha contra un virus al que todavía no conocemos en profundidad.

Nuestras costumbres, lo que nos define como sociedad y como especie, han sido profundamente transformadas para salvaguardar a los más vulnerables. Hemos visto cómo la distancia social se impone, cómo las mascarillas ocultan las sonrisas que nos definen como el pueblo alegre que somos, y también el virus nos ha apartado del transporte público y colectivo, en un denodado esfuerzo por contener la expansión de la enfermedad.

Vivimos tiempos extraordinarios marcados por circunstancias extraordinarias. El cambio climático, la toma de conciencia sobre la necesidad de cuidar un planeta enfermo ambientalmente y ahora la Covid-19 nos obligan a reaccionar a tiempo real para ofrecer propuestas no sólo efectivas sino, ante todo, útiles para los ciudadanos.

Desde que se decretó el estado de alarma hace ya dos meses y medio, en el área que dirijo hemos estado permanentemente trabajando en soluciones extraordinarias que ante todo tuvieran un objetivo claro y conciso: contribuir a detener la epidemia cuidando de nuestros chóferes y de nuestros clientes.

Hemos tomado las medidas de protección necesarias siguiendo no solo las recomendaciones de las autoridades de salud nacionales, sino escrutando en otras regiones europeas, asiáticas y americanas para ver si podíamos encontrar modelos que importar a nuestras redes de transporte público. Proteger a nuestra familia de conductores y personal diverso de Titsa y Metropolitano podía hacerse estando a la vanguardia de la lucha contra la enfermedad, como así hemos hecho.

Nuestros clientes han sido nuestro segundo foco de atención. Debíamos protegerlos durante las peores fases, limitando aforos, imponiendo protocolos de desinfección e higiénicos, comunicando constantemente las novedades implementadas e incluso decretando la gratuidad de los servicios para ayudar a quienes tuvieron que seguir trabajando en las duras fechas que hemos atravesado.

Ahora queda por delante un trabajo tan duro como el anterior. Una vez ejecutadas las medidas de restricción necesarias, se abre una etapa en la que debemos vencer nuevas barreras como la ansiedad de regresar al transporte público ahora que empezamos a ver la luz al final del túnel. Quiero aprovechar estas líneas para certificar que nuestro sistema de transporte público cumple a día de hoy con todos los estándares de limpieza e higiene y que adopta todos los protocolos recomendados en los ámbitos nacional e internacional.

No quiero terminar estas líneas sin hacer también una decidida apuesta por la multidisciplinariedad, por la colaboración y por la innovación. El transporte público no es ya simplemente una simple red de guaguas y tranvías que llevan gente de un lado a otro de nuestro territorio. Es una potente maquinaria en la que se combinan recursos humanos de primer nivel con la tecnología mundial más avanzada.

Hoy, el big data, el estudio de datos masivos con superordenadores como el HPC Teide, presente en el Instituto Tecnológico y de Energías Renovables (ITER), nos permite diseñar estrategias e implementar actuaciones hasta hace poco impensables.

La herramienta DATALAI, que genera información en tiempo real con datos de viajeros del transporte público que ya tiene el Cabildo de Tenerife por medio de sus empresas Titsa y Metrotenerife, nos permite trazar las mejores estrategias de cara a la optimización de recursos, y además ahora se cruzarán con la información del Servicio Canario de Salud (SCS) para hacer un seguimiento de los itinerarios seguidos por personas que hayan resultado positivas a Covid-19.

Esta es hoy la realidad del transporte público y la movilidad en tiempos de pandemia. Una realidad que habla de iniciativa, de liderazgo, de cooperación y de futuro. No lo duden, regresen al transporte público, seguiremos estando ahí trabajando para todos ustedes.

No Comments

Post A Comment